Abandonar el sentimiento de culpa

Ya has tomado la decisión. Después de darle quién sabe cuántas vueltas, por fin lo has decidido: TE SEPARAS. A partir de ahora ya no sufrirás más, tu vida cambiará!

Pero hay algo que te irrita, algo que no te deja tranquila… El sentimiento de culpa. Te sientes muy mal. Te sientes culpable. Culpable por hacerle daño, culpable por tirar por la borda todas vuestras ilusiones y proyectos.

Tiene-sentimientos-de-culpa

Y entras en el proceso del duelo. Es la misma sensación que cuando muere un ser querido. Sientes un gran vacío y una pérdida. Sientes que le pierdes, porque en realidad así es, le pierdes.

Pero, “¿Por qué siento ésta culpa?”, piensas. Pues fundamentalmente es porque crees haber violado alguna norma de tu moral. Porque lo que en verdad piensas es que si dejas a alguien, no respondes sus llamadas o no le das una oportunidad, está mal. Entonces es cuando aparece la culpa y te recuerda que debes ir conforme a esas reglas. La culpa es un sentimiento natural de los humanos.

Muchas mujeres maltratadas no son capaces de dejar a sus maridos, entre otras cosas, porque su código interno les dice que separarse está mal. Así es como funciona el sentido de la responsabilidad.

El problema está en que si defiendes ese código incondicionalmente, y no tienes en cuenta que debes ajustarlo a la realidad, te será muy complicado superar el duelo. Admitir esa norma y reflexionarla te ayudará a descubrir lo que en realidad hay detrás para que puedas abandonar el sentimiento de culpa. No es tarea fácil cambiar nuestras creencias y habituarse a las nuevas. Necesitarás ayuda para ello, pero créeme que valdrá la pena.

culpa-200x200

Debes afrontar esa culpa de manera que no te ahogues en sentimientos negativos. Es normal equivocarse, es señal de que eres tú quien elige, con lo cual también debes afrontar las responsabilidades.

La culpa requiere un gran esfuerzo para poder escapar de la gran carga que que supone. Y para superarse no basta con “hacerse la loca” y hacer como si no pasara nada. Responde sinceramente, ¿crees que todo se resuelve con sentirte culpable?

No olvides que una relación es cosa de dos, por lo que tanto el enriquecimiento como la degeneración depende de ambos. Si solamente miras los errores de uno de los dos, no estás siendo realista, eso no te ayuda. De ahí nace la culpa.

Puedes experimentar “ataques” de culpabilidad o, por qué no, de responsabilidad por la situación.

Puedes pasar noches enteras pensando y dándole vueltas a qué es lo que has hecho mal y por qué ha salido así. Repito, echarte la culpa no te va a ayudar a arreglarlo. No sirve de nada, incluso aunque tú fueras la culpable.

La culpa te paraliza y no te deja avanzar en el proceso del duelo.

ansiedad-depresion-inseguridad

Céntrate en tus nuevos propósitos y olvídate de remordimientos. Es la única manera de poder estar bien contigo misma.

No olvides nunca que cuando una pareja se rompe es porque ambos se han equivocado.

Si sigues metida en el papel de víctima seguirás pensando que es él quien te deja y llorarás eternamente porque no cambia.

Tampoco sirve de nada culpar a los demás. Acepta tu nueva etapa e intenta vivir lo más feliz que puedas.

Espero haberte ayudado y recuerda:

La vida no te quita personas, te aleja las que no necesitas”.

Vanessa Arjona

Anuncios

Crecimiento personal

El crecimiento personal es un plan a largo plazo en el que hay que trabajar constantemente. Es un camino de dolorosas recaídas a la vez de muchos avances positivos. Para que tu camino te resulte mucho más fácil debes tener en cuenta tres elementos importantes.

Conciencia o entendimiento

Observa lo que pasa por tu mente. Fíjate en cuáles son tus preocupaciones y que las origina. Atiende a tus sentimientos y pregúntate por qué los sientes. Es muy importante que te conozcas, obsérvate como si se tratase de otra persona, examínate como si fueras un libro. Contemplate y ‘píllate’ teniendo pensamientos negativos haciendo cosas destructivas. No tienes que hacer nada, ningún cambio, solo observate y observa tu reacción. Cuando el ‘estar pendiente de ti’ se convierta en hábito, los cambios se harán solos.

Hábitos

Hay otra forma de trabajar con tu crecimiento personal y es creando buenos hábitos, tanto mentales como físicos.
Con respecto a tu mente, no la dejes vagando por ahí sin sentido ni rumbo. Piensa que tu cerebro es tu mayor riqueza, así que no lo abandones. Enfócate en planes reales. Concéntrate en leer un buen libro, trágate un buen documental. Intenta tener conversaciones interesantes.
Y con respecto a tu cuerpo, tampoco lo dejes tirado enfrente de la televisión. Levántate del sillón y ve a dar un paseo, haz que te dé el aire.

desarrollo-personal
Herramientas

Lo tercero que tendrías que hacer sería utilizar herramientas para sanear tu mente y tu espíritu, te doy unos ejemplos:
– Técnicas de relajación: Cierra tus ojos, toma aire por la nariz contando lentamente hasta 5, mantenlo 3 segundos y expúlsalo por la boca contando hasta 5. Repítelo unas cinco o seis veces. En seguida notarás una tremenda calma interior.

– Técnicas de autoprogramación: A continuación te ofrezco algunas afirmaciones. Escríbelas en tarjetitas y llévalas siempre contigo, cuando te veas en la necesidad, sácalas y léelas; repítelas mentalmente. Te sentirás mejor y verás que tu vida cambia positivamente.

“Hoy todo va a salirme bien, voy a ser feliz”.
“Me gusta existir”.
“Me llevo bien con el mundo”.
“Mi vida tiene sentido”.

– Lecturas positivas: Afortunadamente existen muchos libros de autoayuda y motivación en los que puedes encontrar consejos, cursos y muchas técnicas para tu desarrollo emocional.

Utiliza estos tres elementos que te ofrezco para tu crecimiento personal. Trabaja poco a poco y verás que en poco tiempo vas a ser esa persona que tanto deseas ser.

Vanessa Arjona

Llénate de coraje!

Hay veces que sentimos que el mundo se nos ha venido encima, no vemos la manera de encontrar un destello de luz entre los escombros en que estamos enterrados… Somos conscientes de que nuestra vida ha cambiado radicalmente y… nos preocupamos, nos preocupamos porque pensamos que nunca podremos seguir adelante dada la circunstancia en que nos encontramos… Y de pronto, sin darnos cuenta vemos el que el sol ha vuelto a salir!

De pronto un rayo de esperanza llega a nuestra vida, como dando solución a nuestros problemas… Somos conscientes de que los tiempos, lo mismo que van, vienen y de que no siempre son difíciles… Que ya habrá momentos para celebrar, reír, disfrutar. Si hoy nos ha tocado llorar, hemos de ser pacientes y podremos ver cómo mañana nos tocará reir.

Mira a tu alrededor, verás que siempre hay alguien que esté igual o incluso peor que tú…. Llegará el momento en que todo cambie y las cosas se vuelvan a tu favor, entonces será el momento de tu resurgir esplendorosamente. Cual ave Fénix, que resurgió de entre las cenizas para lucir mejor que nunca.

Llénate de coraje! Toma de tí las fuerzas que tienes escondidas. Sí, esas fuerzas que sabes que se encuentran en lo más hondo de ti. Sácalas, es tu momento de demostrarle al mundo que lo vas a conseguir. El hecho de que pierdas una batalla no quiere decir que hayas perdido la guerra.

Recuerda siempre esto: Siempre hay un gran arcoiris tras cada tormenta. Llegará el día en que tus deseos serán una realidad, entonces verás tu presente como un regalo y tu futuro como otro más. Añadirás una página dorada al diario de cada nuevo día y tendrás la oportunidad de convertir la felicidad eterna en TU eterna felicidad.

Piensa que si en medio del trayecto resbalas y caes…. no pasa nada! Vuelve a levantarte, sacúdete y continúa, aún te queda mucho camino por recorrer y puede que lo que te espera al final sea fantástico. No te rindas por eso!

Tú no eres de los que se rinden, pelea en la batalla y ten fe. Ahora es el momento de levantarte y luchar por lo que te pertenece. Levántate, llénate de coraje y fuerza y vete a luchar por lo tuyo. Porque es tuyo y el enemigo no te lo va a quitar.

Enfréntate a los problemas, plantales cara y encuentra las soluciones. Es inútil retrasarlos o minimizarlos, a fin de cuentas, antes o después debes enfrentarte a ellos, así que… Ánimo! Si te lo propones, sabes que puedes salir adelante.

Pero eso sí, ten paciencia y mucho valor. Sólo así conseguirás lo que tanto deseas.

rosa helada

P.D. Si la realidad sigue a tu lado murmurando sin parar, sin duda alguna, dar rienda suelta al optimismo es la mejor opción, ¿o no?

Vanessa Arjona

Construir relaciones maduras

Es bien sabido que en la vida adulta es muy importante tener algunas características que nos ayuden a tener relaciones llenas de amor y cuidado.

El progreso que vamos obteniendo a lo largo de nuestra vida con nuestros aprendizajes y experiencias va penetrando en la manera de percibir el mundo y todo lo que nos rodea. Por eso es muy importante replantearnos cuantas veces sea necesario los valores que ejecutamos en cualquier cosa que hagamos y en todas las áreas de nuestras vidas.

A veces tenemos la sensación de que nuestra vida de pareja se hunde, por suerte muchas parejas consiguen estar en la categoría de “maduras”; representan el afianzamiento de un propósito en común que se basa en el vínculo amoroso, estable, feliz. ¿Cómo han conseguido mantenerse estas parejas? ¿qué las caracteriza del resto? ¿su relación en qué está basada? ¿existen pautas para el amor?

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de construir un vínculo amoroso sano , es que las relaciones se “elaboran”. Esto parece lógico, pero muchas parejas empiezan mal cuando parten de ideas premeditadas y restringentes. Generalmente la de la media naranja. Porque somos “naranjas enteras” y no medias. Si creemos que la otra persona nos da lo que no tenemos, estamos cayendo en un gran error, ya que así lo que conseguimos es ser seres dependientes. Las ideas y expectativas que cada uno aporte a la relación deberá elaboradas por ambos, sin dar nada por hecho. La pareja es un mundo lleno de posibilidades que hay que explorar y que cambia constantemente. El peor error que se puede cometer es que una vez que se ha formado la pareja, darla por segura y creer que la etapa de enamoramiento durará siempre.

Es muy importante en la vida de pareja la reciprocidad, es decir que al igual que se da se debe recibir y en consecuencia ambos se deben sentir recompensados. No se trata de “andar contando” lo que se da o recibe, si no de saber que se puede contar con el otro. La pareja son dos que descubren la unidad: siendo dos se puede ser uno.

relacion madura

Los valores que te servirán siempre en cualquier momento, y que debes tener en cuenta durante toda tu vida son amor y respeto. Bajo estos dos pilares podemos construir relaciones sanas y maduras, por eso es importante grabar en nuestros vínculos afectivos algunos valores que sabemos que nos engrandecerán y ayudarán a crecer.

No hay manera mejor de mostrar respeto al otro que estar presente. No solamente basta con tratar bien al otro sin gritar, ni chantajear, ni agredir. Es muy necesario obviamente, pero no es suficiente. ¿ para qué nos sirve mostrarnos atentos mientras el otro nos habla y tenemos la cabeza en otro sitio? El respeto tiene mucho que ver con aceptar a la otra persona, aunque a veces haya diferencias. Tiene que ver con estar completamente presente ante el otro cuando lo necesita, con la intención de percibirlo en cuerpo y alma.

También es muy importante cuidar del otro, prestar atención a sus necesidades, buscando su bienestar. Se entendería como un ambiente de confianza el que sabemos que la otra persona estará ahí para lo que necesitemos; no se trata de crear dependencias sino de saber que contamos con la ternura y confianza del otro. Evidentemente no hay más prueba de amor que el querer la plena satisfacción de la persona amada.

Otra parte muy importante en la vida de pareja es el afecto y la sexualidad. Con el tiempo se suelen quedar en un segundo plano, sin embargo si en algo se caracteriza y distingue la pareja es en la intimidad ocasionada en los momentos afectivos. Por ese motivo es muy recomendable mantenerlo y cuidarlo.

Actualmente el sentido de toda relación madura es favorecer el bienestar de los dos. Los proyectos que se hagan en común debe ser así, en común. Eso sólo se conseguirá si hay la suficiente responsabilidad para aceptar la reciprocidad, respeto, cuidado del otro. Para esto es esencial estar presente con uno mismo y con la otra persona. Evidentemente existirán diferencias ante las cuales lo que se debe querer es el bien para el otro, que en realidad lo es para uno mismo.

Dile a tu pareja al menos una vez al día, lo sensacional que es y lo que la amas.

Vanessa Arjona

Agradecimientos a iMprove (publicar en iphone). Para mas información sobre desarrollo personal ver las aplicaciones iphone de iMprove

Escribir para sanar

Escribir no sólo sirve para transmitir emociones, sentimientos, ideas… Usar la escritura como medio de autorreflexión es muy útil porque, recientemente se ha comprobado que influye en la salud y en las relaciones con los demás. También las palabras nos acompañan en nuestro camino hacia el bienestar y el autoconocimiento.

Desde tiempos remotos la escritura se ha utilizado para marcar fechas, cuentas y acuerdos. Después se fue utilizando para expresar ideas y sentimientos, pero hace muy poco que se descubrió que además tiene poderes terapéuticos.

En 1983 la psicología comprobó que la persona que expresa por escrito sus sentimientos que hasta entonces tenía cohibidos mejora física y psíquicamente. Después también se observó que los que comparan sus traumas escribiendo desarrollaban una gran coherencia entre las hondas de actividad entre los dos hemisferios cerebrales, lo que favorecía la reducción de sus ritmos cardíacos, se reforzaba su sistema inmunitario y los anticuerpos respondían al virus Epstein-Barr y a la vacuna contra la hepatitis B. Igualmente otros estudios declaran que también mejoran la salud física y psíquica: mejoran las relaciones, las calificaciones y rendimiento académicos. Mejor rendimiento laboral y mejor adaptabilidad a las nuevas situaciones en general.

redactar

Resumiendo, la escritura reflexiva – mediante la que expresamos las cosas que nos perjudican vinculándolos con los sentimientos, emociones y pensamientos negativos que derivan de ellos – hace que mejore bastante nuestra salud física y psíquica.

En la psicología la escritura reduce el estrés encontrando así un sentido y una lógica a lo que nos afecta y, el cual nos parecía complicado y difícil de resolver. Escribiendo conseguimos controlar el suceso y no al contrario. De esta manera le quitamos poder y conseguimos que no nos dañe tanto.

Fisiológicamente cuando escribimos se activa la relación entre los dos hemisferios cerebrales, haciendo que las funciones lingüística, verbal y lógica- que son las del hemisferio izquierdo- y creativa, no verbal y de percepción global – las del hemisferio derecho- se integren. A la vez que se reduce el sistema límbico y la amígdala – encargados de las emociones en nuestro cerebro – frente a los pensamientos negativos. Todo esto se interpreta como una gran mejora del sistema inmunitario y cardiovascular, que son los centros neurálgicos de enfermedades como la hipertensión, la artritis, desórdenes digestivos… incluso el cáncer. Estos beneficios los puede comprobar cualquiera por uno mismo, solamente se necesita tener buena disposición.

Para comenzar a curarnos escribiendo necesitamos reconocer los momentos que nos son traumáticos o que nos estresan. Desde hace un tiempo sabemos que muchas enfermedades físicas vienen de traumas o problemas no superados. Nuestro estado anímico ejerce un gran papel en nuestro estado físico. Para comenzar lo primero es volcar en el papel todas las emociones que el trauma nos produjo, imaginando así que el lápiz sería la herramienta que sacará de nuestra vida todas las inhibiciones, toda la rabia, dolor, miedos… que dejaremos grabados en el papel y alejaremos de nosotros. Escribiremos relacionando el hecho con los sentimientos, admitiendo escribir con pasión, lo mismo que podemos reír podremos llorar.

Si escribir en ese momento nos resulta doloroso, lo podemos aplazar para el día siguiente despreocupándonos por ese día del problema. Pero en cuanto nos sintamos con fuerza lo haremos. En el momento en que hemos descargado el trauma en el papel podremos pasar a la siguiente fase que sería leer lo que hemos escrito e intentar ordenar las ideas, intentar reescribirlo honestamente, sin engaños y explicando cada detalle.

En la reescritura eludiremos los pensamientos negativos, cosa que ya habremos hecho en la primera parte del proceso, descartando lo negativo. De lo que se trata es de sanar, no de incidir en pensamientos negativos o autodestructivos. Meditar mediante la escritura sobre otros posibles conceptos de nuestra existencia nos hará ser un poca más conscientes de nuestros actos y valorarlos desde otro punto de vista. A veces nos sentimos con ganas de escapar del problema, de no pensar en él, sentimos que es mejor no seguir hurgando la herida. Pero psicológicamente esto nos perjudicará antes o después. No se trata de pasarse el día entero escribiendo, con sólo quince o veinte minutos al día sería suficiente. Busquemos un sitio en que nos sintamos a gusto y ejecutemos algún ejercicio de relajación antes de empezar a escribir.

La escritura como medicina nos ayuda en nuestra salud física y mental, nos hace conocernos mejor. Nos ofrece serenidad, nos sentimos más inteligentes para distinguir lo positivo de lo negativo. Escribir nos puede curar, eso sólo queda en nosotros.

No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo.

Oscar Wilde

Vanessa Arjona

Agradecimientos a iMprove (publicar en iphone). Para mas información sobre desarrollo personal ver las aplicaciones iphone de iMprove

El duro trabajo de transitar el duelo

Duelo viene del latín y significa dolor, duelum. Es un dolor que en nada se parece a cualquier otro y no hay manera posible de evitarlo. Precisamente éste sería un punto de partida para una transformación eficaz y también para después una buena recuperación. Es un trayecto complicado en el que debemos respetarnos y querernos, dándonos el tiempo y espacio oportunos.

Es imposible eludir del dolor del duelo, pero ¿que hacemos con ese dolor? La persona que sufre una pérdida tiene dos opciones: aferrarse a su pena, su rabia, su dolor; o bien puede esforzarse para poder superarlo y seguir con su vida de una manera lo más llevadera posible.

A medida que van pasando los meses y vamos atravesando las diferentes fases de rabia, negación y culpabilidad, nos vamos encontrando con momentos de desahogo, alivio o calma. Vamos viendo lo que queda de nuestra vida, que es mucho. Es verdad que nada volverá a ser igual que antes, pero podemos renacer ahora más fuertes y con más recursos.

duelo

Hasta hace muy poco confundíamos duelo con luto, por suerte eso está cambiando. Luto es digamos, un camino en que el dolor se ha instalado en nosotros y que puede durar toda la vida. El duelo es también un camino de dolor, pero no es interminable y del cual salimos fortalecidos. El duelo es una experiencia que exige mucho amor. Amor a uno mismo y a los que nos rodean.

Entablar nuevas relaciones puede apaciguar el dolor, no quiere decir que hayamos olvidado a esa persona. El hecho de que no duela no significa que la hayamos olvidado. Cada duelo es distinto,cada pérdida es diferente. Cada persona actúa de manera diferente.

Cuando sufrimos una pérdida podemos optar por varios caminos: volver al estado anterior y actuar como si no hubiese pasado nada; o bien después del duro golpe, reconstruirnos, parirnos a nosotros mismos pero ahora de cara a un nuevo camino de crecimiento personal.

De cualquier forma, quien es suficientemente perseverante para transitar este camino, si es necio, llegará a ver claro; si es débil, llegará a ser fuerte.

Confucio

Vanessa Arjona

Agradecimientos a iMprove (publicar en iphone). Para mas información sobre desarrollo personal ver las aplicaciones iphone de iMprove