Abandonar el sentimiento de culpa

Ya has tomado la decisión. Después de darle quién sabe cuántas vueltas, por fin lo has decidido: TE SEPARAS. A partir de ahora ya no sufrirás más, tu vida cambiará!

Pero hay algo que te irrita, algo que no te deja tranquila… El sentimiento de culpa. Te sientes muy mal. Te sientes culpable. Culpable por hacerle daño, culpable por tirar por la borda todas vuestras ilusiones y proyectos.

Tiene-sentimientos-de-culpa

Y entras en el proceso del duelo. Es la misma sensación que cuando muere un ser querido. Sientes un gran vacío y una pérdida. Sientes que le pierdes, porque en realidad así es, le pierdes.

Pero, “¿Por qué siento ésta culpa?”, piensas. Pues fundamentalmente es porque crees haber violado alguna norma de tu moral. Porque lo que en verdad piensas es que si dejas a alguien, no respondes sus llamadas o no le das una oportunidad, está mal. Entonces es cuando aparece la culpa y te recuerda que debes ir conforme a esas reglas. La culpa es un sentimiento natural de los humanos.

Muchas mujeres maltratadas no son capaces de dejar a sus maridos, entre otras cosas, porque su código interno les dice que separarse está mal. Así es como funciona el sentido de la responsabilidad.

El problema está en que si defiendes ese código incondicionalmente, y no tienes en cuenta que debes ajustarlo a la realidad, te será muy complicado superar el duelo. Admitir esa norma y reflexionarla te ayudará a descubrir lo que en realidad hay detrás para que puedas abandonar el sentimiento de culpa. No es tarea fácil cambiar nuestras creencias y habituarse a las nuevas. Necesitarás ayuda para ello, pero créeme que valdrá la pena.

culpa-200x200

Debes afrontar esa culpa de manera que no te ahogues en sentimientos negativos. Es normal equivocarse, es señal de que eres tú quien elige, con lo cual también debes afrontar las responsabilidades.

La culpa requiere un gran esfuerzo para poder escapar de la gran carga que que supone. Y para superarse no basta con “hacerse la loca” y hacer como si no pasara nada. Responde sinceramente, ¿crees que todo se resuelve con sentirte culpable?

No olvides que una relación es cosa de dos, por lo que tanto el enriquecimiento como la degeneración depende de ambos. Si solamente miras los errores de uno de los dos, no estás siendo realista, eso no te ayuda. De ahí nace la culpa.

Puedes experimentar “ataques” de culpabilidad o, por qué no, de responsabilidad por la situación.

Puedes pasar noches enteras pensando y dándole vueltas a qué es lo que has hecho mal y por qué ha salido así. Repito, echarte la culpa no te va a ayudar a arreglarlo. No sirve de nada, incluso aunque tú fueras la culpable.

La culpa te paraliza y no te deja avanzar en el proceso del duelo.

ansiedad-depresion-inseguridad

Céntrate en tus nuevos propósitos y olvídate de remordimientos. Es la única manera de poder estar bien contigo misma.

No olvides nunca que cuando una pareja se rompe es porque ambos se han equivocado.

Si sigues metida en el papel de víctima seguirás pensando que es él quien te deja y llorarás eternamente porque no cambia.

Tampoco sirve de nada culpar a los demás. Acepta tu nueva etapa e intenta vivir lo más feliz que puedas.

Espero haberte ayudado y recuerda:

La vida no te quita personas, te aleja las que no necesitas”.

Vanessa Arjona

La personalidad

Sin personalidad, el carácter puede ser gracioso y hasta interesante, pero a menos que las personas logren identificarse con el personaje, una historia con un personaje sin personalidad no atrapa a la audiencia » Walt Disney

Ver más

personalidad

Llénate de coraje!

Hay veces que sentimos que el mundo se nos ha venido encima, no vemos la manera de encontrar un destello de luz entre los escombros en que estamos enterrados… Somos conscientes de que nuestra vida ha cambiado radicalmente y… nos preocupamos, nos preocupamos porque pensamos que nunca podremos seguir adelante dada la circunstancia en que nos encontramos… Y de pronto, sin darnos cuenta vemos el que el sol ha vuelto a salir!

De pronto un rayo de esperanza llega a nuestra vida, como dando solución a nuestros problemas… Somos conscientes de que los tiempos, lo mismo que van, vienen y de que no siempre son difíciles… Que ya habrá momentos para celebrar, reír, disfrutar. Si hoy nos ha tocado llorar, hemos de ser pacientes y podremos ver cómo mañana nos tocará reir.

Mira a tu alrededor, verás que siempre hay alguien que esté igual o incluso peor que tú…. Llegará el momento en que todo cambie y las cosas se vuelvan a tu favor, entonces será el momento de tu resurgir esplendorosamente. Cual ave Fénix, que resurgió de entre las cenizas para lucir mejor que nunca.

Llénate de coraje! Toma de tí las fuerzas que tienes escondidas. Sí, esas fuerzas que sabes que se encuentran en lo más hondo de ti. Sácalas, es tu momento de demostrarle al mundo que lo vas a conseguir. El hecho de que pierdas una batalla no quiere decir que hayas perdido la guerra.

Recuerda siempre esto: Siempre hay un gran arcoiris tras cada tormenta. Llegará el día en que tus deseos serán una realidad, entonces verás tu presente como un regalo y tu futuro como otro más. Añadirás una página dorada al diario de cada nuevo día y tendrás la oportunidad de convertir la felicidad eterna en TU eterna felicidad.

Piensa que si en medio del trayecto resbalas y caes…. no pasa nada! Vuelve a levantarte, sacúdete y continúa, aún te queda mucho camino por recorrer y puede que lo que te espera al final sea fantástico. No te rindas por eso!

Tú no eres de los que se rinden, pelea en la batalla y ten fe. Ahora es el momento de levantarte y luchar por lo que te pertenece. Levántate, llénate de coraje y fuerza y vete a luchar por lo tuyo. Porque es tuyo y el enemigo no te lo va a quitar.

Enfréntate a los problemas, plantales cara y encuentra las soluciones. Es inútil retrasarlos o minimizarlos, a fin de cuentas, antes o después debes enfrentarte a ellos, así que… Ánimo! Si te lo propones, sabes que puedes salir adelante.

Pero eso sí, ten paciencia y mucho valor. Sólo así conseguirás lo que tanto deseas.

rosa helada

P.D. Si la realidad sigue a tu lado murmurando sin parar, sin duda alguna, dar rienda suelta al optimismo es la mejor opción, ¿o no?

Vanessa Arjona

Todo se olvida

He estado leyendo y escribiendo sobre maltrato psicológico, y a consecuencia de ello me he animado a escribir sobre mi penosa experiencia.

He aquí un breve resumen de mi historia:

Hace apenas unos meses me atreví a salir de una larga y tormentosa relación con un hombre que me maltrató psicológica y moralmente como nunca pudiera haber imaginado. No sólo me maltrató moralmente si no también económicamente… he sido objeto de maltrato psicológico de libro.

Antes de conocerlo yo era una persona alegre, dinámica, feliz, me solían decir que tenía una sonrisa hermosa. Claro que también tenía defectos, como impulsividades que me cuesta contener. Pero en un año de noviazgo que tuve con él, cambié mucho: todas mis virtudes desaparecieron y me volví una persona amarga, llorona y triste. No me reconocía. Poco a poco fui perdiendo mi vitalidad, mi ilusión por la vida. Me descuidé físicamente, me sentía inútil, fea y mala persona.

Mi madre, la pobre, la primera vez que lo vio, le cayó mal y no le gustó.

He llegado a mendigar amor, me olvidé de quien era, de lo que valía. Me olvidé de todo y hasta llegué a pensar que mi vida no existía.

Recibí insultos como: “estás enferma”, “nadie te quiere”, “vas a volver llorando”, “yo siempre estuve ahí para ayudarte”, “no me valoras”, “si quieres que las cosas estén bien, haz lo que te digo”, “yo no gritaría si no fuera porque me sacas de quicio”. Me amenazaba con dejarme y abandonarme.

Una parte de mí reaccionaba frente a esto porque se daba cuenta de la enfermedad, pero la otra lo aceptaba.

Nunca pude dejarlo, porque cuando intentaba hacerlo me hacía regalos y me decía que era la mujer de su vida.

Todos tenemos defectos y todos nos equivocamos, pero terminé cargando no sólo con mis responsabilidades, sino también con las suyas.

Cuando había otras personas era dulce y cariñoso, pero cuando estábamos solos se volvía distante. Me confundía, porque constantemente se alejaba y acercaba. Me trataba muy mal y me acusaba de su comportamiento. Era muy duro con su forma de enfadarse y me decía que era yo. Esto me consumía.

Sabía que estaba haciendo algo mal, pero no sabía qué. Yo todos los días luchaba para que mi relación fuera bien pero nunca era suficiente para él, siempre había algo mal. Cuando estaba tranquilo todo era maravilloso, pero yo nunca sabía definir qué le sentaría bien y qué mal, cualquier momento era el adecuado para que estallara su genio. Además yo no actuaba con absoluta libertad, siempre pensaba en lo que le parecería a él.

Llegó el momento en que ya no le servía, ya me lo había sacado todo, ¿ qué más podía ofrecerle ya? Me echaba de casa, me decía que me fuera, es lo que él deseaba realmente.

A consecuencia de todo esto tengo muy baja la autoestima.

Me gustaría darles un consejo:

Para quienes estéis pasando por esto igual que yo lo pasé, que cortéis todo el lazo con esa persona. No va a cambiar. No le dejes llegar hasta ti. Contacto 0.

NO ESTÁS SOLA. Aunque parezca que el mundo se acaba, es todo lo contrario. ¡¡empieza a brillar!!

Cuando estés triste, cuando te avergüences de lo que estás pasando, no pienses nunca “¿por qué me pasa esto?” Porque eso te va a llevar al pasado (por qué no hice esto, podría haber hecho aquello, etc). Piensa “ ¿para qué me pasa esto?” Porque te va a llevar al futuro ( para fortalecerme, para aprender, para crecer…) a mí eso me sirvió mucho.

Yo también necesito ser esa persona que un día fui. Sé que todo pasa y todo quedará incluso mejor que antes de haberlo conocido.

El intelecto femenino

No existe fuerza exterior que impida a las mujeres expresar sus cualidades innatas como el amor, la paciencia., su poder de creación, de dar vida, es su fuerza más grande. Y gracias a esto cabe la posibilidad de que las mujeres realicen un cambio tan intenso en la sociedad que jamás hayan conseguido los hombres.

Las mujeres deben recuperar su fuerza y su coraje. Las limitaciones a las que creen estar sometidas no son reales. Cuando llegue el momento de desarrollar la manera de enfrentarse a esas limitaciones nada podrá frenar tan desmesurado progreso.

El amor, la compasión y la paciencia son facultades de las mujeres y son capaces de menguar las inclinaciones agresivas de los hombres .Aunque también necesitan de condiciones masculinas para no quedar paradas por su bondad y pureza .Las mujeres forman más de la mitad de la población mundial, cuando se les niega el derecho de ejercer un cargo que podrían desempeñar, algo que es suyo y les pertenece es cuando la sociedad pierde lo que las mujeres podrían aportar. En realidad todos los hombres son parte de una mujer, pues primero están en el vientre de su madre, la cual es mujer.

En este mundo hay dos idiomas universales: el del corazón y el intelectual. El intelecto se basa en agresividad y el corazón en compasión, que va profundamente ligado al principio femenino. Desgraciadamente el idioma que predomina es el intelecto.

mujer inteligente2

La mujer nace con unas cualidades que no se pueden comparar a las de los hombres. Son la base principal del amor materno. Indistintamente del lugar en que trabaje no debería olvidarse de lo que la Naturaleza le ha otorgado, debería hacer siempre todo lo que haga sin olvidarse de que es mujer, y como tal conlleva unas cualidades. Por ejemplo ser madre: una mujer puede realizar otras tareas y no se olvida nunca de sus hijos. Al contrario que le pasa al hombre: no puede realizar dos cosas a la vez, si hace una se olvida de la otra. Por eso muchas vidas se ven afectadas, porque la mayoría de los hombres no saben separar trabajo de familia y esto les termina afectando de alguna manera. Sin embargo para las mujeres es diferente, esto no les afecta en lo más mínimo. Ella puede ser madre, esposa, amiga… Tiene unas facultades que le permiten “partirse” y no afectarles en absoluto siendo la consejera de la familia. También suele tener éxito en el trabajo.

Es la creadora de la raza humana. Lleva las riendas de la familia. No se puede menospreciar la influencia que tiene con los hijos y la inspiración que es para ellos. Cuando os encontréis con personas que tengan mucha fuerza, que sean felices, generosos, comprensivos… pensad que detrás hay una madre que les ha inspirado a ser lo que son. El papel de la madre es fundamental en la vida de un hijo, comprende el corazón de su hijo e intenta alimentarlo con lo mejor que puede.

La mujer piensa qué puede ofrecer a la sociedad en lugar de qué tomar de ella, sólo así puede progresar. Así que en lugar de estar todo el día en casa debería salir y pensar qué puede ofrecer.

Si las mismas mujeres se desviasen del principio femenino sería el fracaso absoluto de la humanidad. El mundo necesita que las mujeres aporten a la sociedad todo lo que puedan. Cuanto más se reconozca la mujer su papel de madre universal, más lejos llegará la sociedad. Entonces el mundo las escuchará con más fuerza.

La mujer actual tiene una obsesión por ser igual que el hombre, y no se por que, si el hombre es un pobre diablo desorientado.

Ama y aprecia a la mujer y no abuses nunca de su debilidad, sería una infamia y una cobardía.

Vanessa Arjona

Agradecimientos a iMprove (publicar en iphone). Para mas información sobre desarrollo personal ver las aplicaciones iphone de iMprove

Ser flexible ante la vida, y menos exigente con uno mismo

La flexibilidad es una capacidad básica para andar por la vida, ya que nos evita dolor y desengaños. Se trata de tener objetivos y al mismo tiempo tener la capacidad de aceptar el resultado, sea cual sea. De tener personalidad propia, pero estar disponibles para cualquier cambio. Lo primero es no ser tan exigente con uno mismo para así derrotar durezas y gozar del presente plenamente.

armonia

Alguien dijo una vez: “desear cosas es bueno, siempre que no te enfades si no las consigues”.Vivimos con el continuo sentimiento de vacío, como si algo nos faltara. Nuestro objetivo es rellenarlo para poder sentirnos completos, por lo tanto nos ponemos metas que transformamos en la base de nuestras vidas: casarnos, tener una familia, tener una buena profesión… Desear algo con mucha fuerza puede ser un muy buen estímulo para movilizarnos, pero hemos de tener mucho cuidado porque la fuerza del deseo puede ocasionar un infinito alejamiento entre lo que queremos y nuestra vida real. Lo que anhelamos puede ser algo perfecto y hermoso, y nuestra vida nos puede parecer algo que no tiene sentido.

Los deseos tienen esos peligros, por eso hay un mensaje muy repetitivo: “vive el presente”. Osea, no obsesionarse con los deseos y vivir el ahora. Lo escuchamos mucho y lo tenemos claro, pero pensamos: “ no nos vamos a pasar la vida deshojando margaritas, hemos de tener ilusiones, metas, propósitos”. Y está muy bien tener expectativas, planes, proyectos… pero siempre y cuando nos notifiquemos la flexibilidad que ello requiere.

Desde hace mucho tiempo las personas venimos pensando y meditando el cómo dirigir los proyectos y objetivos, y no sabemos si es mejor ser optimistas o pesimistas. Nos han transferido la idea de que ser pesimistas, porque de este modo la realidad no nos defraudará. Sin embargo, siempre conocemos a alguien que sigue esa estrategia. Viven sumisos y sin interés, no se plantean nada. De esta manera evitan los golpes, pero ¿se puede ser feliz así? Parece ser que el optimismo es algo mucho más eficaz y con lo que se puede vivir de manera más alegre. Desgraciadamente, uno de los inconvenientes del optimismo es que cuando tenemos mucha fe en una idea muy positiva, y ésta no sale bien, duele, y duele mucho, lo pasamos mal. Las posibilidades no tiene que ser optimistas ni pesimistas, sino flexibles. Para ello debemos tener en cuenta las dos cosas, y igualmente “la probabilidad de el fracaso en el asunto”, que no debe nunca ser un impedimento para ser feliz.

En el caso de que tengamos alguna inquietud lo más conveniente sería que visualicemos el final positivo. Lo que queremos de verdad y seguir en su dirección, hacer todo lo posible para conseguirlo. Pero también hay que tener en cuenta la posibilidad de que no salga como queremos. A veces nos parece que cuando no pensamos en el fracaso, nos parece que así evitamos la preocupación. Aunque a nivel consciente es verdad, no lo es a nivel inconsciente porque de alguna manera la idea está allí, insistiendo, sin asimilar. Por eso es mucho mejor proyectarla conscientemente, porque sólo así la realidad nos dolerá menos. Es algo tan sencillo como encontrar el equilibrio: si no pensamos más que en el fracaso, acabaremos en la paralización, si al contrario sólo pensamos en tener éxito y no lo logramos, podemos terminar hundidos. Ser flexible en nuestras ideas y ver que todo puede pasar, sería lo más correcto.

También es muy importante que veamos qué será de nosotros si no conseguimos “ese sueño”. Si no logramos conseguirlo no debemos caer y hundirnos, debemos seguir pensando en positivo y visualizar nuestra vida como positiva, lo importante será seguir ahí y no pensar que no se puede vivir sin “eso”.

A todos nos pasa que nos autoexigimos, nos cuesta perdonarnos si algo no sale como queríamos… somos inflexibles con nosotros mismos. Si fuésemos más flexibles no tendríamos que estar continuamente defendiendo el ego. Por este motivo es muy recomendable despegarnos de nuestra personalidad y ocuparnos de vivir. Tendríamos que hacernos una serie de preguntas siempre que hacemos algo: “ ¿Nos gusta, nos anima, disfrutamos con ello, aprendemos realmente queremos ayudar a los demás? ¿ Lo hacemos para alimentar nuestro ego?

Nuestros duros esquemas nos aprietan y limitan. Nuestras duras verdades transforman la vida en algo muy estrecho. Solamente si conseguimos ser más felices con nosotros mismo, con los demás y con la vida en general, llegaremos a vivir completamente, sin sentir tantas desilusiones y gozando del presente. Como dijo Oscar Wilde: “ Esto no es un ensayo general, esto es la vida real”.

Vanessa Arjona

Agradecimientos a iMprove (publicar en iphone). Para mas información sobre desarrollo personal ver las aplicaciones iphone de iMprove

Delimitar los espacios en la pareja

Uno de los elementos primordiales en las relaciones de pareja es saber distinguir los espacios, compartidos y personales. Por este tema surgen muchas peleas en las parejas. Si ponemos en práctica los tres consejos que os voy a dar, estoy segura de que cada uno dispondrá de más espacio y la vida de pareja mejorará.

Hoy he aprendido una cosa que sospechaba, al final mi intuición no me ha fallado. La pareja la forman tres. En verdad era algo que sospechaba y no estaba segura, por fin lo he confirmado. Sí, sí la pareja la forman tres. Tres factores definidos: el espacio personal de uno, el espacio personal del otro y el espacio compartido, el que forma la pareja. Esto es en la teoría; en la práctica se interpreta como momentos, ocupaciones y asuntos para cada uno. Bien,lo que pasa es que en general esta forma no es la que habitualmente practicamos, lo que sucede es que se desvía en dos direcciones opuestas y cada cual más perjudicial.

espacio en la pareja

 

Frecuentemente en las parejas los espacios personales se reducen mucho. Esto es por la creencia social que tenemos de que cuando se forma una pareja “dejan de existir” como seres separados y pasan a “ser uno solo”. Por suerte es imposible de conseguir aunque puede servir como perspectiva para que los espacios personales disminuyan. Esas parejas tienen buenas pretensiones, estar de acuerdo con el otro. Creen que el amor consiste en eso aunque terminan ahogándose, porque no hay suficiente espacio entre ellos.

Igualmente existen otro tipo de parejas, las que incrementan el espacio personal menguando el de la pareja. Comparten poco espacio juntos, pero esos momentos pueden ser muy preciados y valiosos. Pero corren riesgo, no tienen la oportunidad de planear el futuro y carecen del apoyo y compañía del otro.

No hay un límite de cantidad ni calidad con respecto al espacio requerido, cada pareja debe encontrarlo, no se tienen que sentir asfixiados ni alejados. Hay que tener claro lo que incumbe a la pareja y lo que no. Para ello les doy estos tres consejos:

  • ¿Equilibrio semejante a igualdad? Hay que tener en cuenta que los dos no necesitan el mismo espacio, a veces uno necesita más espacio personal que el otro, esto no quiere decir que quiera menos a su pareja, de lo que se trata es de respetar el espacio del otro.
  • Conformidad en el espacio común. El espacio compartido es algo de dos, si queremos que algo pertenezca a ese espacio ambos debemos estar de acuerdo en ello. Si uno no quiere no debe obligar o forzar al otro a hacer algo que no quiere. Un ejemplo muy común: “Nos vemos sólo cuando él (o ella) quiere”. Y eso no es verdad, pues dos no se ven si uno no quiere aunque uno “quiera siempre”, cosa incierta, porque no se puede estar todo el día libre para el otro. Si se diera el caso, el otro no tiene por qué querer lo mismo, y no pasa nada.
  • Independencia en el espacio personal. Es distinto que en el espacio común. Es suficiente con que uno quiera algo y lo encaje en su vida, siendo admitido. No se puede obligar al otro a que haga algo sólo porque nos guste, o al contrario, “no dejarle” hacer algo que le guste por el simple hecho de que a nosotros no nos agrade. Cierto es que hay cosas que no se pueden quedar en el espacio personal sin que ello influya en la pareja. Lo más importante de la pareja es el respeto hacia el otro y la independencia.

A veces puede resultar complicado ejercer estos pasos, pero son muy necesarios para la vida en pareja.

El amor verdadero es aquel donde dejas que tu pareja tenga libertad, que no se sienta con las cadenas de la esclavitud, y veras que como la paloma mensajera, regresara a ti.

Vanessa Arjona

Agradecimientos a iMprove (publicar en iphone). Para mas información sobre desarrollo personal ver las aplicaciones iphone de iMprove

Anteriores Entradas antiguas