El poder de la gratitud

Os propongo algo. Empecemos desde hoy mismo, desde este momento.

Haced una lista en la que digáis todo lo que podéis agradecer en la vida. Repetidlo mañana, pasado, al otro… No importa si repetís las mismas cosas. Vais a poder comprobar por vosotros mismos las maravillas que creáis en vuestras vidas al encontraros en el maravilloso estado de GRATITUD.    ….. seguir leyendo

 

gratitud

Anuncios

Superación

La verdad es que la cosa va bastante mejor de lo que yo creía que iba a ir. Pensé que me hundiría mucho – me hundí, sí, pero me estoy levantando -. Estuve en un mundo de miedos, dudas, oscuridad, tinieblas… y poco a poco voy saliendo de ahí, poco a poco voy viendo la luz, ¿con o sin ayuda? Un poco de todo ¿no?

Aunque yo confiaba en algunas personas, que me han vuelto a decepcionar, por suerte he encontrado a otras que me están ayudando. A fin de cuentas la vida es así, realmente no puedes confiar en quien crees. Las decepciones existen. Lo mismo que también existen las alegrías.

Cuando estás realmente herida, y aquellas personas en quien depositaste toda tu confianza, sólo te ayudan a hundirte aún más, te pisan el cuello y encima te dan un pico y una pala para seguir excavando y así llegar más hondo, en esas profundidades aparecen personas que lo único que hacen es echarte una cuerda, para que puedas escalar y salir del agujero, cuando estás arriba te dan la mano y te llevan en busca de la luz. A todo esto hay que sumarle tu voluntad, evidentemente si no quieres y no pones de tu parte nunca conseguirás salir, por muchas cuerdas que te echen.

 

Sabes mi nombre, pero no mi historia. Has oído lo que he hecho, pero no lo que he pasado. Sabes dónde estoy, pero no de dónde vengo. Me ves riendo, pero no sabes lo que he sufrido. Deja de juzgarme. Saber mi nombre no implica conocerme.”

 

Por suerte hoy tengo otros problemas. Sí, los de siempre están ahí, pero menos intensos. O eso o que ya no me preocupan tanto, tal vez porque he aprendido a darle a los problemas la importancia que merecen. He aprendido a no hundirme y venirme abajo por cosas inútiles. Estoy aprendiendo a hacerme fuerte, y lo que quiero es que ese sentimiento de fortaleza me dure. Tengo mis miedos, sí, pero también es verdad que tengo fuerzas.

Una de las primeras cosas que hicieron para ayudarme fue recomendarme un libro. “la ley de la atracción”, la verdad es que lo recomiendo. Me está ayudando bastante. Ahora pienso que tengo lo que quiero. No diré mucho sobre este bendito libro porque prefiero que aquellas personas que aún no lo han leído se animen a hacerlo. Solamente puedo decir que me ha cambiado la forma de pensar y en consecuencia, la vida.

Hoy en día puedo decir que, en su momento publiqué un artículo que titulé como “Todo se olvida” – en aquellos momentos estaba sumergida en mi mundo de tinieblas – logré sacar la cabeza y ver la bonita luz que hay fuera.

Poco a poco voy saliendo de ese agujero y esa depresión en que estaba inmersa. Voy viendo las cosas como son, abriendo los ojos ante todas aquellas cosas que anteriormente tenía cerrados. Y ante todo lo que nunca antes pensé que existía, la felicidad.

Tengo fuerza de voluntad y muchas ganas para poder seguir adelante con mi vida. Pese a que a veces tengo que enfrentarme a algunas adversidades, pero me gusta verles el lado positivo. Me gusta pensar que si algo malo sucede es porque después viene algo muy bueno.

Ahora, dentro de muy poco, viene una época un poco dura para mi, tengo que enfrentarme al proceso del divorcio, vendrán juicios y algunos malos ratos. Pero lo que también vendrá será después una gran recompensa: por fin estaré libre de ese hombre que tanto daño me hizo y seré completamente libre de él. Después pasará lo que yo quiera que pase.

He aprendido a no darle importancia ninguna a lo que él diga o haga. Me he quitado ese miedo que le tenía. Ese miedo a sus críticas. Ahora pienso YO con MI cabeza y con mis opiniones. Y si hay alguien a quien no le agraden… lo siento, pero no por eso voy a cambiar mi idea.

Es cierto que aún me queda un largo camino por recorrer y mucho que aprender, pero lo que también es cierto es que estoy en el camino correcto y que la luz ya la vi. Estoy estoy viviendo el presente y lo seguiré viviendo. Con o sin ayuda de las mejores personas del mundo, que son quienes ahora tengo cerca, lo seguiré haciendo, porque me están enseñando a vivir y ser una persona dependiente solamente de mí.

A todas esas personas que hoy están cerca de mi, lo único que puedo decirles es un GRACIAS enorme. Ya que gracias a todas ellas voy superando mi ruptura y recuperando mi autoestima.

Aprendamos a valorar lo que tenemos. Hagamos sentir a alguien especial. Disfrutemos cada día, cada risa, cada mirada porque cada día es único :)” Ley de la atracción.

Vanessa Arjona