La capacidad de superación

En nuestra vida rebosan las casualidades, nuestra misión es saber sacarles provecho para conseguir los beneficios que queremos, de esto se componen nuestros proyectos. Hoy en día se está hablando de excelencia personal y el éxito muy cercano, pero la mayoría de estos métodos hablan de la solución de problemas y cómo conseguir una posición económica abundante, dejando así la superación personal al margen, y la superación personal no se basa en cantidad sino en calidad.

La superación es el coraje que mueve a las personas a desarrollarse a una misma en lo espiritual, profesional, humano y económico superando obstáculos y adversidades que se presentan, perfeccionando la capacidad de esforzarse más para conseguir todo objetivo que se plantee.

La superación es un deseo con el que nacemos entonces, ¿por qué nos paramos? El obstáculo principal somos nosotros mismos, nuestros temores, tener la falsa esperanza de una oportunidad “de oro” o estar esperando “el momento adecuado”, es decir la pereza y el pesimismo característicos del conformista. Vemos a personas que que hablan de sus planes y el deseo que tienen por darle a su vida una nueva dirección, pero desgraciadamente todo se queda en palabras y deseo; explican dificultades imprevistas que impiden seguir con los objetivos programados.

La superación no es algo que llegue con el tiempo, tampoco es algo que suceda sólo con desearlo o con estar motivado, la superación es algo que necesita acciones inmediatas, esfuerzo, planeo y continuo trabajo.

Muchas veces la superación no sucede como un cambio lleno de valores materiales. Es muy común cruzarnos con personas que no estén conformes con su trabajo, quieren cambiar porque en todo el tiempo que llevan, su situación no ha cambiado. Pero si se les presenta, no aceptan cambiarlo por alguno con un aumento económico bajo o con un mismo nivel profesional; no se dan cuenta de que pueden adquirir experiencia, relaciones y conocimientos que en un futuro puede serle de gran ayuda para conseguir sus objetivos.

Es normal temerle a lo desconocido, desconfiar de ello. Cuando estamos durante mucho tiempo en un mismo lugar (escuela, trabajo, ciudad…) y surge la opción de cambiarlo, se despierta en nosotros el miedo; es algo así como si no fuéramos capaces de enfrentar nuevos desafíos y no pudiéramos resolver las dificultades que se nos presenten.

Es imprescindible la economía y los recursos materiales, pero la superación no la debemos apuntar a la acumulación de ellos, como si fuera una fácil manera de medir el progreso. Hay otras muchas cosas fundamentales a las que todos debemos atender:

  • Empecemos viendo nuestras costumbres y hábitos: cómo cuidamos las cosas; el orden que tengamos en las comidas, descanso, diversiones; qué atención y cuidados les proporcionamos a nuestra familia; con qué grado de amabilidad tratamos a la gente; a qué dedicamos nuestro tiempo libre.
  • En el trabajo no es suficiente lo que hemos aprendido, debemos esforzarnos para ser cada día más profesionales, como pensar nuevos métodos para hacer nuestro trabajo más fácil y equivocarnos menos, aprender una especialidad.

Para los estudiantes quiere decir que tienen que dedicar más tiempo a prepararse, buscar y ejecutar cosas nuevas.
Los padres pueden leer sobre como educar mejora sus hijos, o incluso inscribirse en cursos que estén destinados a eso. Hoy en día disponemos de muchos recursos de este tipo para ayudarnos en la mejora de la educación de nuestros hijos.

  • El terreno espiritual, normalmente dejado a un lado, nos da muchas posibilidades con el conocimiento y los valores de la religión, aparte de la práctica de ellos. Tener el apoyo de un director espiritual, tener trato con Dios de forma continuada 8 no solamente en los momentos en que estamos mal).

La superación personal solamente está en la persona, no está en lo material, tampoco tiene que ver la edad; hay mucha gente, jóvenes y mayores capaces de montar grandes empresas, ven cómo se hacen realidad sus sueños, no se detienen a mirar que no tienen experiencia o el cansancio de los años. Abstenerse de mejorar es triste, no tener aspiraciones, eso se llama conformismo.

Hay innumerables posibilidades de superación y puede ser normal que entre tantos aspectos caigamos fácilmente en el desánimo. A parte de tomar la decisión de empezar hoy mismo, hay que hacer un plan para que salga bien y poder practicarlo conscientemente.

Hay que tener en cuenta la existencia de obstáculos, siempre los hay, pero la superación consiste en afrontarlos, y frente a ellos tomar nuevas energías. En la vida nada resulta fácil, todo lo que merece la pena necesita la constancia y paciencia para conseguirlo, ahí es cuando la superación es excelente (lejos de toda vanidad) con la satisfacción de, cada vez, acercarnos más a la perfección humana.

Si fuéramos capaces de observar claramente el prodigio de una simple flor, toda nuestra existencia cambiaría” ~ Buddha

Vanessa Arjona

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: