Tratamiento para superar el divorcio

Todos sabemos que la ruptura de pareja causa un profundo dolor, incluso hay quien piensa que no puede seguir viviendo sin la persona que han perdido. En este tipo de situaciones sentimos que no somos nadie, nos sentimos vacíos, tristes, ansiosos por lo que se nos presentará en el futuro, a todo esto le tenemos que sumar que sentimos que todo ha sido un teatro. Esto pasa porque por costumbre, creemos que nuestro bienestar depende del apoyo de esa persona. Es normal observar que en las separaciones siempre uno queda más dolido que el otro, tiene más problemas para rehacer su vida, tienen la impresión que la otra persona se llevó todo lo bueno y les invade la rabia y los celos cuando saben que su ex-pareja ya está con otra persona. Para esta gente les propongo algo:

  • Investigar y, si es posible, cambiar la forma en que nos relacionamos, muchas veces perdiendo nuestra individualidad y a consecuencia de ello quedando destrozados al alejarnos de ella.
  • Mejorar nuestra autoestima.
  • Ser capaces de ver buenas para nosotros a otras personas y optar por distintas opciones.

Si estás en esta situación, recuerda que: por muy fuerte que te parezca el dolor que tienes, por muy inseguro que veas tu futuro, aunque no tengas la más mínima confianza de en ti para conseguir que te vaya bien, PUEDES SALIR ADELANTE!!, y la mayoría de las veces la salida está mucho más cerca de lo que te imaginas

Todo llega, todo pasa… esto también pasará.

Si nunca te arriesgas a cruzar el río, nunca sabrás lo que te espera en la otra orilla”.

Vanessa Arjona

Anuncios

Violencia en la relación de pareja

Cómo impedir el maltrato en la relación de pareja.

La violencia en una relación es fruto de una relación insana, que tristemente, ocurre con bastante frecuencia. La violencia puede ser de varias maneras, física o psicológicamente. Consiste en que uno de los dos componentes se comporta violentamente con el otro.

El origen de esta unión insana que crea violencia en las relaciones puede ser variado. Puede que uno de los dos miembros imite relaciones familiares en su pareja. O también puede que la violencia sea un signo de las batalla internas que tiene uno de los dos.

Tanto uno como el otro (la víctima y el maltratador) pueden llegar a tener una unión durante mucho tiempo más allá del maltrato, como es una unión insana, la pareja se alimenta de eso justamente. Podríamos decir que de alguna manera disfrutan de la situación: de ser maltratador y de ser maltratado. Se acostumbran a vivir así y, aunque saben que existe otra forma de vivir muy distinta a esa, ellos se sienten cómodos ahí, se soportan porque ya están acostumbrados. Lo malo de esto es que las consecuencias pueden ser fatídicas, por ejemplo la víctima puede acabar muy malherida o, incluso, muerta.

En este tipo de relación insana que crea violencia en la relación pueden suceder diferentes modos. Por un lado una relación enfermiza donde los dos disfrutan de la violencia desde un punto de vista figurado o que realmente no son conscientes de lo que hacen.

Otra clase de relación agresiva es donde la pareja vive atormentada porque uno de los dos maltrata física o psicológicamente y el otro por miedo u otros motivos, sigue manteniendo la relación esperando que algún día cambie la situación.

Pueden ocurrir varias otras formas de relación insana donde el maltrato y la violencia sean la base en la pareja, pero aquí lo más importante es:

Que cualquier síntoma de violencia, ya sea física o psicológica, que ocurra regularmente y que se alargue con el tiempo es INSANO y se debe evitar. La persona maltratada es quien más se debe preocupar por su vida y denunciar dicha situación. Puede hacerlo pidiendo ayuda a familiares, amigos o autoridades.

Tanto el maltratador como la víctima deben tener asistencia sanitaria en un dispositivo especializado en violencia familiar o en violencia de pareja. Aunque lo más importante es proteger la vida de la víctima que es quien corre peligro.

Ninguna cosa impuesta por la violencia será duradera. La violencia lleva implícita en sí misma la debilidad”.

Vanessa Arjona

Maltrato emocional en la pareja

Es muy difícil tocar el tema de “EL MALTRATO EN LA PAREJA”. Este puede tener varias formas: maltrato físico, maltrato psicológico y maltrato emocional. A veces pueden ir juntos y otras por separado.

Nadie tiene que aguantar el maltrato venga de quien venga. Hay que poner límites al primer signo y dejar claro cuáles serán las consecuencias si se repite.

Es muy importante que la persona agredida conozca sus derechos y que denuncie en cuanto aparezca el maltrato.

La víctima se vuelve codependiente de su pareja o maltratador, por eso le cuesta mucho dejarlo y prefiere o consiente poner en riesgo su salud física y mental.

Otra de las consecuencias que tiene que padecer la persona maltratada es la pérdida de autoestima.

Los tipos de maltratos emocionales son:

  • Desvalorización. La forma más habitual es el desprecio. Hacerle sentir inferior, decirle y hacerle creer que no vale para nada. Son las maneras más comunes de rebajar a una persona.
  • Ignorar. No se tiene en cuenta la opinión y decisión del otro. En la pareja hay algunos asuntos que se deben consultar y compartir, los dos miembros de la pareja tienen el mismo derecho en la toma de decisiones.
  • Humillación. Insultos, gritos, palabras descalificativas… son cosas que nadie tiene porqué aguantar.
  • Dominio. Se hace para retener al otro, se puede dar en forma de amenazas o signos de manipulación cruel.

Para ser maltratado por tu pareja no hace falta llegar a la violencia física. El maltrato emocional puede llegar a ser más.

Si no eres capaz de reconocer el maltrato ni de ponerle freno, estás en problemas porque las consecuencias pueden ser fatídicas.

Si ves en tu pareja alguno de los signos descritos anteriormente, debes prestar mucha atención, y poder salir de ahí lo antes posible. El maltrato es algo abominable, insano para una relación. Cosa que solamente se tiene que basar en el RESPETO, la PROTECCIÓN y el AMOR.

Desojando una margarita, ¿me quiere? ¿no me quiere? ¿me quiere? ¿no me quiere?… si te maltrata no te quiere”.