La renovación del águila

El águila es una de las aves de mayor supervivencia. Puede llegar a vivir setenta años. Pero para ello a los cuarenta años debe tomar una difícil decisión.

A esta edad sus uñas se vuelven largas y frágiles que no son capaces de sujetar a las presas de las que se alimenta. El pico se le curva demasiado apuntando hacia el pecho y no le sirve ya. Sus alas envejecen y pesan mucho en función a gran tamaño de sus plumas, con lo que volar le resulta muy difícil.

En esos momentos sólo tiene dos alternativas: abandonarse y morir, o enfrentarse a una dolorosa transformación que durará aproximadamente 150 días.

Esta transformación consiste en volar a lo alto de una montaña y permanecer ahí en un nido cercano a un muro donde no necesite volar y se sienta segura. Comienza el proceso de renovación.

Una vez que encuentra el sitio adecuado empieza a golpear su pico con la pared con tanta fuerza que consiga arrancárselo. Entonces tendrá que esperar que le crezca un nuevo y fuerte pico con el que arrancarse las viejas uñas una a una. En el momento en que las nuevas comienzan a crecer se desgarrará sus desgastadas plumas.

Después de esos largos y dolorosos cinco meses de heridas, cicatrices y crecimiento, consigue proceder con su famoso “vuelo de renovación”, para poder vivir otros treinta años más.

Muchas veces en nuestra vida, para poder continuar con un vuelo victorioso, debemos guarecernos durante un tiempo y empezar un proceso de renovación.

Debemos despojarnos de costumbres, hábitos y recuerdos que nos impiden evolucionar. Sólo si estamos libres de nuestro pasado, aprovecharemos el valioso resultado que siempre nos trae una renovación.

Renovarse por dentro conlleva ordenar la mente, deshaciéndose de los recuerdos dolorosos o frustrantes, y quedarnos solamente con la experiencia aprendiendo de ella.

Para renovarnos y alzar vuelo, debemos conocernos, saber quiénes somos, conocer nuestras capacidades y a dónde queremos llegar.

No hay que acostumbrarse al problema, podemos librarnos de él. Aunque el camino es un duelo. La decisión es tuya”.

Sigamos la ruta de las águilas, siempre hacia arriba, siempre hacia delante.

Vanessa Arjona

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: