Pero, ¿por qué no le deja?

Hay quien no entiende por qué una persona se puede colgar en una relación de maltrato y no salir, piensan que nunca les pasaría, que se darían cuenta de momento y que saldrían rápido…

Tal vez tampoco lo entiendas, quizá porque lo estás viendo en una amiga y estás harto/a de ver lo enganchada que está de su pareja aunque la trate como una basura; hace mucho que no habláis, porque él no la deja, y están ocultos en su mundo. De vez en cuando tienen grandes peleas y ella te pide ayuda… otra vez. De mil maneras le has dicho que no merece eso, que lo que merece es algo mucho mejor, que se desenganche de una vez de él, pero nunca te escucha, en el momento en que la llama y le dice que vuelva, ella vuelve a desaparecer. Y ya estás cansado/a de intentar ayudar a una persona que una y otra vez vuelve a meterse en esa historia.

O quizá no lo veas porque tú eres quien está metida ahí, en uno de esos mundos, estás pasando por ello, tal vez no lo ves del todo claro.

No es fácil entender las complicaciones que pueda haber para dejar a quien te está ocasionando un gran daño. Aquellas personas que se cuelgan en una relación de maltrato, aquellas que tienen una relación de dependencia, son como algo eterno y firme que no pueden pasar el uno sin el otro. Uno está haciendo daño y la otra lo está recibiendo, los dos se necesitan, cuando se separan se echan de menos, se extrañan y lo normal es que vuelvan. Hay algo que se nos olvida, el amor… ¡el amor! Puede que esté por ahí en la cabeza o el corazón de la persona que perdona y vuelve. Tal vez no sea amor realmente, pero ella así lo cree y se autoengaña, piensa que sí lo es.

Puede ser porque el maltrato no es constante, cada minuto, a cada momento. La persona que maltrata no es un monstruo al que se le ve venir de lejos. La persona que maltrata, aparte de insultarte, chantajearte, amenazarte… también te admira, te besa, te dice palabras bonitas, te dice incluso que te necesita y que te quiere.

Ahí es en el momento que caes. Cuando piensas “ ya pasó todo”, “otra vez estamos bien”. Y un tiempo crees que el amor ha vuelto, pero ¿durante cuánto tiempo?

¿Durante cuánto tiempo estás dispuesta a seguir en ese plan? ¿Cuánto tiempo vas a seguir olvidando, no dando importancia, dando otra oportunidad? ¿Perdonando, pensando que quizá con el tiempo cambie?

El amor te puede enganchar tanto que puede llegar a ser como una droga, puedes ser adicto. ¿Has pensado que pueden existir otras opciones?

Seguro que llega el día en que te das cuenta de que eso que crees el amor de tu vida, lo veas de otra manera… eso espero. Tal vez te des cuenta de la autodestrucción en que estás metida. Seguro que con ayuda abrirás los ojos y te darás cuenta de que quererle más que a tu vida está muy bonito en las pelis, pero que en la vida real es de otra manera. En la vida real el amor es para vivirlo, no es para morir por él.

Quizá algún día decidas cerrar la puerta finalmente a esa espiral en la que hoy te encuentras. Y espero que no vuelvas a abrirla nunca más.

“Muchas veces es mejor dejar escapar un amor que solamente te lleva a tu propia destrucción”.

Vanessa Arjona

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: